El Planeta Es Tierra Caliente

Home - Descubre el Verde

 Uno de los comediantes mas grandes y reconocidos de Colombia Andrés López , escribió para la revista Diners , un genial concepto lleno de humor sobre el calentamiento global. Visión de un drama que nos asecha.

DF5373F960D8802D40A4ACC0A17470

Pues la cosa se acabó, y cual tira cómica de Justo & Franco (Frank and Ernest, de Bob Thaves), “El fin está cerca”, la gran piedra se aproxima sobre nosotros, nos adelantamos al Apocalipsis, pues por razones de logística ha sido aplazado muchísimo tiempo.
A qué nos debemos acostumbrar:
1. A las colas de inmigrantes europeos, norteamericanos, australianos, surafricanos… todas las naciones de los trópicos hacia los polos, todas: haciendo cola en las embajadas de la nueva potencia mundial: Estados Unidos Colombianos. Está bajando el dólar. Esa es una señal.
 
2. Visitar ciudades costeras como Medellín, y el puerto de La Mesa, Cundinamarca. El muelle de Bucaramanga. Llegar a puerto en Cali.
 
3. Bombas atómicas vencidas que no explotaron en una supuesta Tercera Guerra Mundial, y otras fabricadas en Irán que fueron un fiasco.
 
4. Gracias al calentamiento global, las bogotanas ya están más accesibles al tacto y a la vista, cosa que hace de esta ciudad a 2.600 metros de altura, por fin una villa tropical.
 
5. Gracias al calentamiento global seremos, por defecto, un país del Primer Mundo. Clima agradable, puertos, bahías como la del río Magdalena, penínsulas estratégicas como la de Santander.
 
6. Todas nuestras regiones se unen. El cóndor, la moneda nacional de esa proto-Colombia, se vuelve un estándar económico, y hasta los bancos del Tíbet la reciben.
 
La gente de ese futuro no necesariamente tendrá dificultades. El ser humano se adapta rápidamente y sin quejas. Somos la rana que se deja matar mientras le suben gradualmente la temperatura del agua. Como individuos somos muy duchos en aquello de dárnoslas de inteligentes, pero como masa somos fabricantes de desperdicios, saqueadores, vándalos. Este planeta se presentó como una adolescente hermosa, y nosotros la abandonamos a su suerte, desnuda entre una guerra de pandilleros del barrio más peligroso posible, a la media noche y con todo el mundo borracho. De malas como piraña mueca, como burro con alas, como colegiala en bar punk.
 
 
La calidad de vida se empezó a perder cuando al ser humano le quitaron la parte de ser y dejaron un humano en el matadero constante de la historia, y con esto su planeta. ¡Qué cosas!
 
Un planeta reducido a islas y a nieves perpetuas. Ecología es más que ver como seres tiernos a los delfines, es diferente de dopar leopardos para ponerles un GPS incómodo y vender el documental a Discovery Channel; o peor aun agarrar una ballena y hacerle un piercing permanente del tamaño de una pelota de basquetbol para tomarle el pulso. Ecología no es supervisar que no se acaben sólo los animales favoritos de Walt Disney; también incluye la calidad de vida de los niños, así como la del perro labrador que te regalaron y ahora tienes que pagarle a alguien para que toque las heces calientes y las ponga en la basura. Caray, uno que ni siquiera acompaña a la novia al ginecólogo, y sí le agarra la caca a un perro.
 
Si el carro eléctrico es el futuro, pues hágase ya. Si no se puede hacer un Transmilenio en la Séptima, hágase un túnel y mándese un metro por la Séptima, pero ya. Si el vivo se hace el ignorante para mantener su trabajo contaminante, hermano, pásele la factura que más le duela y el parte que lo deje inmovilizado de por vida. Si el bus o el camión mandan un humo negro y torcido, ciérrelo y haga que el hijo del chofer se mame esa vaina.

38702BA925C11CDF556F1FCD66265D

El agua está subiendo y se comerá todo, y luego vendrá el hielo. Tú y yo nos estamos acercando a ese futuro, y es inminente. Un “vareto” no te salvará, una cuenta en Suiza tampoco, y la rumba de este viernes con esa línea de cocaína, menos. Los tornados no respetan a los carros de la Cruz Roja Internacional.
Es simple: haz algo.
 
Lo que nos friega es la siguiente ecuación: Los colombianos fuimos criados pensando que todo el mundo es malo, todo tiene su lado malo, todo tiene su guardado, todo individuo se guarda su cosa mala, su oscuro interés monetario. Ese es el “mercader del caos”. Yo me cansé de ver a mis ancestros ofendidos leyendo tanto editorial caótico. Ya estuvo bueno: si las cosas están mal y uno quiere cambiar, debe

  reconocerse como persona buena y dejar de renegar de lo que hacen los otros, y empezar a preguntarse: ¿Qué hice yo? Esa es la pregunta difícil y de total rigurosidad intelectual: ¿De qué soy responsable?

 
El termómetro baja y el planeta adquiere más azul y verde en la medida en que tú te preguntes eso, sin doble moral.
 
No seas un cadáver conectado a Internet: haz algo. Y como diría Leonel Álvarez: “Listo, papito, si es ya, es ya”. O si no… Dehe Axi. El último cierra la puerta y apaga la luz.

Maria Alexandra Perdomo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: